Cronicas de Vida
 
Mis aficiones
Cronicas de Vida
Album de fotos
Mis enlaces favoritos
Cronicas de Vida

LIC.CLAUDIO M.PEREZ BOBASSO
Imagen
 
CUENTOS PARA LEER ANTES DE MORIR
CRONICAS DE BUENOS AIRES

En el Buenos Aires de los 50’, tener instalado en tu Living un televisor, era símbolo de prestigio, concurridas visitas y un pase inmediato a la fama en el barrio. Dentro de esa gama tecnológica, los RCA Victor, Sylvania y Capehart, eran los Rolls Royce de las imagenes por TV; a ellos los seguían los Stromberg Carlson y Emerson por la fidelidad de su sonido. Fueron tiempos de grandes saltos en HI-FI, electrónica miniturizada de la mano de Spica que logró desarrollar los transistores y muy poco tiempo después llegó la estereofonía. Era divertido ver como algunos vecinos se prestaban las viejas radios, para encenderlas en sus hogares y sintonizarlas en distintos lugares del dial ( se necesitaban más de dos ó cuatro receptores), para captar los diferentes canales de audio y lograr el efecto estereofónico. Qué tiempos tan colmados de ingenuidad y pasión. Ya todo eso quedó atrás. Fueron tiempos de grandes saltos tecnológicos en aeronaútica, electrónica, biotecnología, ciencias diversas, y la maravillosa medicina, que abrió nuevos rumbos a la sed insaciable del hombre. Lamentablemente al conquistarla, se nos terminó la Luna como objeto de culto, misterio y letras de boleros. El hombre comenzó a entrar en sofisticadas guerras otrora impensadas. Guerras que en este siglo XXI se ensayan previamente. Cómo dijo ?? Escuchó bien ??? Sí señor, así es. Ahora las guerras se programan y se ensayan previamente; y si prefiere, ingrese a Internet y busque un batallón en USA llamado Fort Irwin. Paso a contarle: Comerciantes de armas y pertrechos militares, son asiduos abastecedores de la milicia norteamericana en rubros desconocidos y extraños. Estas personas se ocupan de adquirir en distintas partes del mundo, los rezagos militares de sus posibles adversarios como ser: aviones Mig, Lanzamisiles chinos, tanques rusos, tanques cisterna, artilleria pesada, fusiles y ametralladoras e innumerables flotillas de aviones de distinto origen con sus vehículos militares autóctonos, armas de todo tipo, etc, etc. Este material es “plantado in situ” por especialistas de Hollywood, muy versados en el arte de la puesta en escena de films de guerras foráneas. Con ello se logra armar un escenario falso ( pero verdadero) como en un tablero de dibujo, desarrollando un teatro de operaciones de tiro, chequeo y prueba de armas de última generación con la escenografía conformada y acorde a cada necesidad. Se arman pueblos enteros con sus viviendas, centros comerciales y aeropuertos (también se simulan muelles y embarcaciones atracadas) y por si fuera poco, caminan por ella actores profesionales de estas lides, que vestidos a la usanza recrean poblaciones, pueblos y comarcas de Irak, Afganisthan ó Beirut. Incluyendo motines, protestas y conflictos para dar mas realidad a los modelos buscados. Existen campos militares de este tipo en Arizona y en otros estados de la Unión, recreando las condiciones, estepas, los valles y la topografía de muchos lugares de medio oriente ó también selvas latinoamericanas y poblados afines. Mosul, Bagdad, Beirut, etc, son recreados en el Fuerte Irwin. En síntesis, son auténticos campos de pruebas para entrenamiento de hombres y verificación de armas sometidos a distintas experiencias; antes de ser embarcados a sus destinos reales donde existe el conflicto. Triste pero real. Esto nos hace pensar que el hombre a tomado caminos que conducen a la muerte en lugar de apostar a la vida. Otra parte de la realidad y ante estas inquietudes también nos asusta pensar que paralelamente los jóvenes ya no saben vivir sin electrónica a su alcance. En estos días estoy desactualizado respecto de lo que sucede en mi querido país, pero en el subte de New York ó los trenes suburbanos, observar a la juventud mueve fibras muy íntimas cuando los veo sacar de sus bolsillos o carteras, simultáneamente una parafernalia de instrumentos consistentes en dos o tres celulares, luego un Ipod, poco después la Note Book y el intercambio de audífonos de un lugar a otro. Nadie conversa y entre ellos hasta se hablan por “cellular” a pocos metros de distancia. En otros momentos siempre los acompañan sus latas de cerveza, algunas veces en disimuladas en bolsitas de papel madera !!!!! El jóven norteamericano no concibe la vida lejos de las redes sociales. Es triste, sobre todo cuando la humanidad ha pegado saltos agigantados, y los más adultos, hemos ido tomando conciencia de cada paso. Lo lamentable es que la superficialidad nos invade, la falta de solidaridad trasciende, y la inmediatez, sin esfuerzo es la premisa. La historia de los avances de la humanidad se fue dando a pasos agigantados como ya lo expresé. Sin pausas ni solución de continuidad. No deberíamos dejar que esto se detenga.Tratemos de recordar mencionando a Khoury en el intento. Hace pocas décadas pensar en transplantes faciales era impensable, hoy en este lado del mundo es moneda corriente. Si se piensa en lo que ha avanzado la medicina en los últimos años….resulta asombroso. Ya se ha conseguido trazar el mapa del genoma humano, algo casi de ciencia ficción hace medio siglo. Se ha clonado una oveja. Se ha logrado fabricar tejido cardíaco partiendo de células madre. Y lo más significativo sería detener el envejecimiento, aunque factores sociales y religiosos no lo ven con buenos ojos. Pero el camino que se esta transitando es para frenar el desgaste del cuerpo humano y finalmente prolongar la vida. Es para cuestionarse si sera útil en este contexto presente donde la familia, los vínculos y los afectos están en franca discusion. En una sociedad donde entre padres e hijos pasan meses sin visitarse ni comunicarse. Y eso que estamos viviendo una nueva revolución de elementos electrónicos, cuya principal finalidad es esa “ comunicarse”.-En estos tiempos en que ya casi es obsoleto el E:Mail, que queda para los besos y los abrazos. En la sociedad norteamericana, los jóvenes declaran en las encuestas que se están retirando del sexo y otros en forma alarmante dicen que no les interesa ya que hay cosas mejores !!??. Casi todos transitan la homosexualidad. En fin. Mejor retornemos a la vejez y a la vida. Pueden parecer terminos contradictorios, pero en realidad no lo son. El ser humano no está programado para morir, en realidad muere por desgaste o enfermedades. Pero la investigación antienvejecimiento, es el pariente pobre del que nadie desea hablar. Ningún organismo gubernamental, ni en el primer mundo ni en el ultimo ( si es que lo hay) financian la biogerontología. En principio la desechamos por considerarla una fantasía inalcanzable y en segundo lugar debido a las creencias religiosas muy arraigadas que estblecen que los seres humanos envejecen y mueren dentro del período de expectativa de vida. Que por supuesto van acomodando según lo dicta la ciencia al curar enfermedades y modificar las estadísticas. Asi funciona el mundo.Asi lo quiere Dios. Por lo tanto es inútil e inmoral intentar superarlos. Lo más pintoresco e irónico es todo aquello que se trata de negar por decreto, pero aquellos que hacen ciencia o nos gusta la investigación y la seriedad; no nos pueden doblegar porque con resultados y pruebas, el caso esta cerrado…y punto.Para muestra basta un botón, por ello podemos afirmar que durante una Buena parte de la historia de la humanidad, la esperanza de vida, esto es, el número promedio de años que se espera que viva un ser humano,osciló entre veinte y treinta. Ese promedio estaba fuertemente desviado hacia abajo en virtud de una causa primordial: la mortalidad infantile. Morían tres o cuatro niños por cada persona adulta que lograba eludir en esos tiempos la peste, el tajo de un puñal ó la herida de un espada, casi siempre portadoras de males; ya que se usaban para diversos menesteres. Uno de cada cuatro llegaba a los sesenta o setenta años y dependía fundamentalmente del estrato social, su educación, su alimentación y especialmente sus hábitos de vida. Los avances de la medicina, la higiene, el agua limpia, los antibióticos (mucho después) y las vacunas; permitieron que los niños pequeños sobrevivieran hasta alcanzar la edad adulta, y eso consiguió que los promedios de vida aumentaran de forma dramática y en los últimos cien años se dio lo que se suele llamar la primera revolución de la longevidad. En el siglo XIX la esperanza de vida llegó a los “cuarenta años” , en el siglo XX alcanzó los “cincuenta y cinco años” y en la actualidad esta alrededor de los ochenta ( en los países más desarrollados y con acceso a medicamentos de primer nivel como los que se producen en la Argentina). De hecho, desde 1840 la esperanza media de vida ha venido aumentando un cuarto de año por cada año transcurrido. Y se demostró de forma fehaciente que los demógrafos que predecían límites máximos para nuestro período vital estaban equivocados. Es interesante describir que a lo largo de las épocas de la historia, alquimistas y curanderos han elaborado toda clase de pociones y elixires, y en todos los casos , fuentes de la juventud que pudieran reponer o sustituir esa “esencia” vital perdida. Frenar ese desgaste que sufre el ser humano y que en determinado momento la inercia de los dolores y los padecimientos le imprimen un efecto multiplicador o letal y que precipitan la caída en picada de ese organismo. Por eso el stress y los males de la cotidianeidad en las grandes ciudades inciden de modo diferente sobre el desgaste del ser humano. Valen los ejemplos de vida de la gente de campo, sin tantas urgencies, exentos de contaminaciones y alimentos poblados de aditivos. Vidas que se traducen en períodos más prolongados y de mejor calidad. Las viejas épocas de los elixirs y los carromatos de los buhoneros han sido ahora reemplazadas por los pasillos y las gondolas de los supermercados (también chinos) poblados de suplementos vitamínicos, colágenos, aceites, hormonas, minerales y otras variantes milagrosas que prometen devolver a nuestro cuerpo el vigor de la juventud, con escasas o nulas pruebas científicas sobre sus resultados. En realidad todos desean lo mismo, el mismo objetivo que es el de prolongar la vida; esa la última frontera que es la única que queda por conquistar. Hombres de ciencia o investigadores, otras veces buhoneros, mercachifles o estafadores; todos han buscado las mismas cosas (aunque no con la misma sinceridad ).Es bueno destacar que desde el fondo de los tiempos el hombre hizo hasta lo imposible por “lograr permanecer”. Y en la “Al-Jimia” (alquimia) se buscó siempre dos objativos íntimamente relacionados entre sí: el oro y la vida eterna. Pero para sincerarnos en esta búsqueda con matices de realismo mágico,debemos contra la otra parte de la historia. La otra cara de los resultados ó major aún deberíamos enumerar las consecuencias. Y cuando hablamos de ellas, nos estamos refiriendo a los profundos cambios que provocarían una potencial prolongación de la vida, que con solo lograr una extension de dos o tres décadas en las expectativas de vida, producirían movimientos sísmicos sociales en nuestra forma de vida. El problema más inmediato sería el exceso de población. Desde la aparición de los homínidos en el planeta, se tardó ochenta millones de años en alcanzar los mil millones de habitants, allá por los albores del siglo XIX. Luego pasaron algo más de cien años para que el hombre alcanzara los dos mil millones, pero…..desde entonces, el hombre se ha ido multiplicando y sumando mil millones más en cada período de quince años aproximadamente. Y estos incrementos se produjeron casi en su totalidad en países menos desarrolados ya que los más desarrollados, de hecho, ni siquiera gestan suficientes niños para mantener sus niveles actuales de población. Aun así, y ante el hecho de que sobrevivan al mismo tiempo cinco o diez generaciones de una misma familia, dara lugar a toda clase de complicaciones. Seguramente se necesitará más recursos naturals, más alimentos y muchísimas más viviendas. Algunos sistemas de contención como los de las prestaciones socials o pensiones, entre otras cosas, serán exigidos a revisions generales, mucho más de las que requieren los momentos actiuales. Y ni que hablar de los cambios drásticos en las relaciones humanas. Como se modificaría la institución del matrimonio cuando nadie espera permanecer bastante más de un siglo con la otra persona; sobre todo con las reglas de interacción actuales. De quémanera envejecerán los hijos y cual sera su comportamiento en relación con sus padres ?? Habrá que tener muy en cuenta como invadirá los campos laborales y al trabajo en general. A los desarrollos de una carrera universitaria, y a los estudios en general. Como sera las jubilaciones ya que imaginando vidas útiles más largas, el hombre posiblemente deberá trabajar durante toda su vida y los topes de las edades no rondarán los sesenta sino los ochenta o más. Lo más probable es que sea allí donde el hombre fracase; ya que deberá enfrentar el problema de poder resistirlo mentalmente ??? Cómo serán o cómo se daran las sustituciones, los ascensos de los más jóvenes cuando la experiencia sea muy valorada. Y transitando implicaciones menos trascendentes no olvidemos las condenas en las cárceles sobre personas que puedan llegar a vivir ciento veinte años en un esquema disuasorio de sentencias de solo veinticinco años. Indudablemente habrá que definir nuevos conceptos y aspectos de vida muy diferentes a los que imperan al presente. Parece que nadie ha explorado las ramificaciones en virtud del egoismo de muchos de “vivir solo el presente”. De todos modos, estas prolongaciones de vida, si se logran, serán “reparaciones al desgaste” al que cada organismo sano esta expuesto todos los días. No olvidemos, que para los que vivieron hace cien años , nosotros los sobrevivientes del 2011, somos otra clase de “seres humanos” . Pero rescatemos las mentes brillantes de esos hombres de todos los siglos y digamos que nosotros los humanos somos la única especie que es consciente de su propia mortalidad, pero al mismo tiempo somos la única especie que de hecho posee la capacidad, el intelecto y la conciencia que son necesarios para aspirar a derrotarla.

JOHN WAYNE YA NO CABALGA TAN ARROGANTE

Javier, nacido cerca del paralelo 42 allá en Sudamerica; se hizo arrestar ayer por la Policía de Los Ángeles. Lo hizo para dar un buen ejemplo a su hija adolescente. Esta familia de dos (ya que la mamá falleció de una ataque cardíaco) está a punto de perder su casa. Recientemente, una compañía que trabaja para JP Morgan Chase, el banco que ejecutó su casa, le comunicó por teléfono que tiene que desalojarla en unas semanas. "Mi hija me pregunta dónde nos vamos a ir a vivir. Es una pregunta que no le puedo responder", dijo Javier en la entrada principal del banco, donde ayer agentes de policía lo arrestaron junto a otras 20 personas. Fue un arresto pacífico, culminación de una protesta organizada por la Liga de Defensa del Hogar de propietarios de Los Ángeles cuyas casas están en listas de ejecución por la banca. Javier contó que hizo todo lo posible por salvar la vivienda en que él y su hija, estudiante de séptimo grado, han vivido en los últimos cinco años. En 2006 perdió su empleo en la compañía de mantenimiento para la que trabajaba y trató de negociar una modificación de su deuda hipotecaria. "En una ocasión me di cuenta que estaba hablando con gente que estaba en la India, exactamente en Bombay ( ahora Mumbai) y me dijeron que no encontraban mis papeles". Una integrante de la junta de gobierno el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles dice que en esa parte de la ciudad es común encontrar "cuadra tras cuadra" en las que los rótulos de embargo inmobiliario saltan a la vista. Según ella, las ejecuciones que comenzaron con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria hace tres años están desestabilizando las escuelas. John Wayne ya no cabalga tan altivo y arrogante.

EL TIO DE BELGRANO

.-¿Usted trabajó muchos años con la madera, haciendo tallas en sus casonas, ¿ nó ?
-Sí sobrino y conocí muchas familias. ¿Querés que te cuente?
-Dele tío, si hay tiempo de sobra, me hace acordar a las anécdotas de Papá.-
Al tío se le vio el entusiasmo en los ojos, puso una mano bajo su mentón, como El Pensador de Rodín y comenzó a desgranar recuerdos.-
-Marito, si vos supieras los lindos momentos que pasé allí en Belgrano cuando con mi padre reparamos toda la marquetería de la que sería la Casa de Gobierno para el Presidente Avellaneda.-
A Mario el tiempo pareció detenérsele. Escucho con pasión las anécdotas de su tío y empezó a recordar en silencio su lejana adolescencia cuando escuchaba de labios de su padre y su abuelo historias como las que ahora le contaba el tío Bautista.-
-Hicimos un trabajo tan bueno, que luego nos contrataron los Delcasse para su casa de Sucre y Cuba. El lugar siempre estaba colmado de pitucos que iban a practicar esgrima, en esa época eran famosos sus lances de honor a florete ó sable. Los duelistas entraban por una puertita que yo arreglé situada sobre la calle Arcos. Lo hacían por allí, para no ser observados por don Juan B. Justo que vivía enfrente Era de público conocimiento que repudiaba esos enfrentamientos. También trabajamos en la “Casa de los Fantasmas”sobre un solar en Luis María Campos y José Hernández ¡era muy hermosa!- La magnífica mansión estaba muy elevada sobre una colina de cuidado césped y frondosa arboleda. El Tío Bautista estaba tan ensimismado en sus relatos que había olvidado el tren y las palabras le salían relajadamente de sus labios.
-El último trabajo que hicimos en el barrio fue en una casona en Cuba entre Sucre y Arcos que tenía un Ángel en la terraza.-Los vecinos la llamaban la Casa del Ángel, y la habitaba una señora un tanto extraña. Si mal no recuerdo se hizo una película sobre ella. Tiempo después mi Papá se hizo amigo de uno de los Larreta, cuya casa era toda de estilo colonial español; y nos llevó a comer a un restaurante muy fino y elegante que estaba en Obligado y Echeverría donde arribaba gente del centro. Era el Dietze con mesitas y servicio digno de una película de época. Tiempo después dejamos Belgrano para venir ir hacia aquí, al llamado Barrio Norte.-Fuimos a parar a una buhardilla maravillosa toda vidriada y con cúpula sobre la terracita de una mansión que estaba sobre la calle Seaver, me dijeron que ya no está más. ¿Es verdad sobrino?
-Sí tío, por allí ahora pasa una autopista, yo la recuerdo muy bien. Era una cuadrita hermosa y hasta había un cabaret que fue el primero que visité en mi vida con el padre de Luis y Walter.
Bautista no lo escuchó y continuó con sus recuerdos del barrio norte.-
-Seaver era una calle única, tenía faroles laterales y yacía en una hondonada unida a lo alto de la ciudad por una escalinata de diez escalones. Florencio Escardó definía al Barrio Norte como una reminiscencia irrecobrable de la Belle Epoque de la ciudad.
-Los domingos acompañábamos a mamá a la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro y dicen que allí hace como cien años el cura veía perturbada su serenidad por una niña del coro que se llamaba Camila O’Gorman.
De pronto se escuchó la estridencia de unas campanadas y el tío se sobresaltó.-
-¿Estas seguro que desde ahí ves a los vagones?
-Sí tío, tranquilícese-Esta parado, igualmente nos queda poco tiempo.
-¡Qué lástima tío, era tan lindo todo lo que estaba contando!
El tío hizo un movimiento y Mario lo sujetó por un brazo.
No parecía convencido. Sacó y examinó el viejo Tissot con agujas orientales.
-¿Que te decía?... ¡Ah……., sí! Te quería contar que también vine a ver a mi primo, Vicente. –Hacía seis años que no lo veía. Fue el mismo viaje en que tu padre me llevó a visitar Radio Belgrano, qué bárbaro yo me imaginaba todo distinto. Cuanta magia que tenía todo eso. Y ahora la televisión. ¡Que invento fantástico!
-¿Sabes, qué con Vicente somos del mismo pueblo?, Baigorrita. Le estaba prometiendo siempre. Que hoy, que mañana.
Sorbió un traguito de Cinzano.
-Ahora es sólo una sombra. Casi no lo conozco. No sé quién de los dos morirá antes.
Permaneció un rato en silencio con el mismo gesto abstraído que tenía cuando esperaba en el hall.
-¿Que tal? ¿Cómo va eso? Preguntó cómo un autómata.
-Más ó menos tío, el país es una secuencia de miedos y silencio. Pero aquí en Buenos Aires es más notable.
Bautista volvió a preguntar con desgano.
-¿Ahora te vas en avión, se acabaron los barcos?
Es así Tío, todo cambia.
Espero que todo siga bien... bien. --¿Se progresa?
-Sí Tío, se progresa.
Se miraron con afecto, sonrieron y callaron.
El tío había sido siempre así. El tío y todos ellos.
-¿Sabes sobrino ?traje una punta de encargues. La tía me pidió unos frascos de un tónico que por aquí tengo anotado. Fui a esa farmacia famosa, la de Florida, ¿cómo se llama Marito?-
-La Franco Inglesa, Tío.-
-Hace más de un año que me anda pidiendo que venga a esa botica y al fin pude cumplir el encargo.
Primero tuve que ir a que me diera las muestras, unas botellitas ¿viste? Y bueno, fui a buscarlas a Junín hace dos meses. No... Miento, fue en diciembre. Hace casi cinco meses.
-¿Para qué sirve, tío? ,
-Para el estómago. Es una gran cosa. La gente toma ahora toda clase de porquerías, pero esto es natural y realmente bueno.
Silbó una locomotora y el tío se alarmó. -
-Falta todavía, tranquilícese.
Volvió a mirar el reloj y sorbió otro poco de Cinzano.
-Bueno, como te contaba, fui a la Franco-Inglesa y conseguí todo lo que quise.
-Le mostré los frasquitos al señor y me dijo: "¿Cuantos quiere?". Apenas lo miró. ¿Te das cuenta?
Se estaba acortando el tiempo. Dentro de un rato iba a desaparecer en la ventanilla de un vagón de segunda y no lo vería nunca más. Lloré por dentro.-Era mi último familiar.-
-¿Qué tal el pueblo Tío?
Preguntó Mario, después de una larga pausa en que ambos se quedaron pensativos. Todo aquello, era un roce lastimero, un crepitar de años envejecidos, una pregunta hecha a sí mismo, a un negro hoyo de sombras.
-Todo igual Marito.
-¿Y los muchachos?
¿Tus primos? Siempre igual con la nueva panadería.
Callaron otra vez.
El tío hizo girar la copa y sorbió el último trago.
-¿Qué hora es?
-Son ocho menos cuarto.
El tío saca el reloj y lo observa inquieto.
-Casi menos diez. ¿Vamos?
Mario dudó unos momentos.
-Bueno vamos Tío, usted se inquieta mucho y no le hace bien a la salud.-
Estaban enganchando la locomotora. El tío recogió los paquetes, el bolso y ambos comenzaron a caminar apresuradamente hacia el andén número 4.
El tío Bautista se adelantó tanto que parecía haber olvidado que estaba acompañado. Mario trató de tomarle el bolso y el tío lo miró con extrañeza.
-Está bien, muchacho. No te molestes. Tengo los frascos y hay que tratarlos con cuidado.
-No sé cuando podré regresar a Buenos Aires, posiblemente sea la última vez.
-Déle mis saludos a la tía. En fin; a todos. Especialmente un abrazo a los muchachos, y que esperen un paquete con las camisetas del Cosmos que les prometí. No bien llego a Nueva York se las envío.
-Gracias, querido. Gracias.
Corrieron a lo largo del tren tropezando con la gente y sus bultos. Todos lo hacían como si la estación se les fuera a caer encima, metiendo por las ventanillas a los chicos o las valijas para conseguir asiento. El tío trepó a uno de los vagones cerca de la locomotora y al rato sacó la cabeza por una ventanilla.
-Marito ¿cuándo te vas para allá?
Preguntó mirando más bien a la gente que se apiñaba sobre el andén.
-Apenas pueda. Creo que la semana que viene.
-Tenés que irte pronto, sin dudarlo; además se juntan otra vez los Tres Mosqueteros con D'artagnan y todos los otros de la barra.
- ¿Cuándo dijiste que te vas?
-Cuando pueda tío, lo más pronto posible, porque ya tengo trabajo.
-Contame algo de Nueva York sobrino.
-¿Es verdad Marito que nieva lindo, y que el otoño es tan espectacular?
-Sí, tío es verdad, pero ahora no hay tiempo.
-Mándame una carta y contamelo todo. Por favor, porque una de las nenas de mi compadre tiene que hacer un trabajito para la escuela sobre ciudades importantes y ella eligió Nueva York, menos mal que lo recordé. Y bueno........yo pensé que vos podías ayudarme con eso. Menos mal, no hubiera sabido que responder si lo olvidaba.
-Por supuesto tío se hará no bien llegue y me acomode.
-Marito, ¿querés que te deje el dinero para las estampillas de la carta?
-Tío, por favor no se preocupe, eso allá vale centavos y seguro lo hará Juan, que para esas cosas es un especialista.
-Descuide, no bien Juan me haga el escrito se lo mando inmediatamente.
-Gracias sobrino, muchas gracias.
El tío se apartó un momento para acomodar la valija. Después se sentó en la punta del banco y permaneció en silencio. Se miraron una vez más a los ojos; el tío sonrió y le dijo:
-¡Marito, ya estás hecho un hombre!.....
Él sonrió también, desde lejos, al borde del andén. Sonó la campana. Mario regresó cerca de la ventanilla. El tío asomó apresuradamente medio cuerpo por la ventanilla y casi a los gritos se despidió. -¡Chau, querido, chau!-Mandale un abrazo a los muchachos, no te olvides.
-No lo olvidaré tío, le trasmitiré sus saludos, ellos siempre lo recuerdan. Estiró el cuello y lo besó en la mejilla como pudo. Trató de besarlo otra vez pero el tío ya se había sentado. El tren se sacudió de punta a punta. El tío Bautista agitó una mano y sonrió seguro, contento, feliz. Mario corrió un trecho a la par del tren. Caminaba junto al vagón, y miraba al tío que sonreía satisfecho, como aquellos hombres de la infancia. Luego el tren se embaló, Mario levantó una mano pero ya no encontró respuesta.-

EL MITO DEL TIEMPO

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y temperamentos más reducidos, carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos. Gastamos más pero tenemos menos, compramos más pero disfrutamos menos. Tenemos casas más grandes y familias mas chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos más grados académicos, pero menos sentido común; mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio. Más expertos, pero más problemas. Mejor medicina pero menor bienestar. Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado, reímos muy poco. Manejamos muy rápido, nos enojamos demasiado, nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados; leemos muy poco, vemos demasiado televisión y oramos muy rara vez. Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos demasiado, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente. Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir. Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores. Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más pero aprendemos menos. Planeamos más pero logramos menos. Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Producimos computadoras que pueden procesar mayor información y difundirla, pero nos comunicamos cada vez menos y menos. Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta, de hombres de gran talla y carácter egoista, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día, hay dos ingresos pero más divorcios, casas más lujosas pero hogares rotos. Son tiempos de viajes rápidos, pañales deshechables, moral descartable; pasantes de una noche, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo: Desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega. Acordate de pasar algún tiempo con tus seres queridos porque ellos no estarán aquí siempre. Acordate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejará de ti. Acordate de abrazar a quien tienes cerca, porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un centavo. Acordate de decir te amo a tu pareja y a tus seres queridos, pero sobre todo dilo sinceramente. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma.También recuerda tomarte de la mano con tu ser querido y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo. Date tiempo para amar y para conversar, y compartir tus más preciadas ideas.Y nunca olvides que la vida no se mide por el número de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.

EL MITO DE JOHN WAYNE

El jinete solitario que cabalga llanuras, cruza rios, montañas y descansa bajo las estrellas encendiendo un cigarrillo Marlboro (aunque en realidad no existía en ese momento) mientras de fondo se escucha una banda de sonido que magnifica toda la escena. Es el mito americano del cowboy, del jinete solitario que conquistó el Oeste, y escribió así el principio de la leyenda de la gran nación que domina el mundo, donde la libertad y el sueño individual es posible. Estereotipos del mundo de la publicidad que desde los años cincuenta han ido creando la identidad americana, su mundo de deseos y sueños. Imágenes de cuerpos perfectos en escenarios idílicos que la sociedad consumista ha convertido en cotidianas y casi reales. El American way of life, a esta altura es un sistema insostenible desde cualquier punto de vista que se lo analice, fue propiciado por dos factores: gasolina barata y moneda fuerte transformada en crédito barato. Desde que EEUU suscribió en 1948 un acuerdo con Arabia Saudita para que el petróleo se cotizara solamente en dólares estadounidenses, esta moneda incrementó su poderío hasta alcanzar categoría de divisa mundial de reserva. A partir de que todas las naciones necesitaron el dólar norteamericano para comprar petróleo, pareció no tener límite la cantidad de éstos que el gobierno de EEUU podía imprimir y lo que el gobierno primero y los ciudadanos contribuyentes después – podían gastar estimulados por el crédito barato. Sin embargo, fue únicamente cuando el Presidente Richard Nixon eliminó la conversión fija dólar – oro, en 1973, que el consumismo alcanzó una eminencia abrumadora, sin que nada, hasta hoy, haya contrarrestado esa tendencia. Pero, ya la era del dólar ha terminado y con ella el poderío de EEUU. El dólar ha experimentado una sostenida caída libre durante la mayor parte de los últimos seis años, con una declinación mayor en ese breve período que en los treinta años precedentes. ¿Cómo puede explicarse que Estados Unidos pueda financiar una guerra prolongada que ha de costar no menos de un millón de millones (un trillón, en países de habla inglesa) sin que se haya establecido impuesto alguno para ello? En su lugar, han venido utilizando la impresión de dólares sin límites. Y cuando lo hacíamos en sudamerica, algun desprevenido decía “ eso es cosa de sudacas. En USA no lo harían nunca porque se respetan las reglas de juego….!!!Qué reglas ???” La era de los grandes gastos, grandes casas y grandes autos, ómnibus y camiones, ha concluido. Claro que la vuelta a las ciudades amontonadas, con pequeñas y modestas casas, los austeros presupuestos para gastos domésticos y los automóviles compactos no llegarán de la noche a la mañana y es igualmente seguro que los endeudados o arruinados consumidores lucharán por la supervivencia de su modo de vida hasta el final. Pero en realidad se terminó. Lo primero que desaparecerá serán los vehículos de gran tamaño, grandes consumidores de combustible, y tendrá que resurgir el transporte público casi inexistente en muchos centros urbanos y suburbanos de los Estados Unidos ( con exclusión de la Gran Manzana, que aún hoy cercenó a 1/3 los servicios y los schedules de frecuencias. No hay dudas que se instrumentará un desplazamiento hacia los centros de las ciudades de personas actualmente domiciliadas en grandes casas suburbanas. Estas últimas perderán atractivo y gradualmente se habrán de convertir en asentamientos rurales. Crecerán la violencia y el crimen en las ciudades, en especial en las actuales ciudades satélites que perderán pobladores en un proceso de acelerada ruralización. No se demorará un regreso a la situación de los años 1920, cuando las ciudades superpobladas eran agresivas y peligrosas, en tanto que los pequeños pueblos y aldeas, por el contrario, eran acogedores y gobernables. Obviamente, el turismo sufrirá y muchos lujosos centros que se harán incosteables, tendrán que ser devueltos a la naturaleza, que será la gran beneficiada de este enorme reajuste. Con la bancarrota de este enorme imperio global, alrededor de un millón de veteranos bien entrenados, y en muchos casos bien armados, regresará a sus ciudades, donde las posibilidades de obtener empleo serán, cuando menos, escasas. Si ellos toman las armas, la situación en Norteamérica en la década del 2010 podrá ser sumamente interesante y animada. Pensandolo bien, no vivimos tan mal en los demás países de América Hispana. Pero somos tan ingenuos que también creemos en cuentos de hadas.

LOS MITOS DEL CONSUMO

Un banquero norteamericano pasaba sus vacaciones en una isla caribeña. Explorando el lugar, se acercó a un muelle y divisó a la distancia la llegada de un bote con un pescador. Ansioso, lo asaltó la curiosidad de ver la captura y las especies que traía aquel hombre. Cuando el bote arribó, el banquero observó una abundante cantidad de pescados en diversos tamaños y gran calidad. Fue entonces cuando el banquero neoyorkino elogió al pescador por la calidad de sus productos y entabló rápidamenteun diálogo con el isleño.
_ Hola que tal, me llamo Gerry pero me dicen G.W.soy banquero y norteamericano.
_Buenas. Respondió el pescador con una mezcla de timidez y desconfianza.
_Me gustaría preguntarle cuanto tiempo le toma pescar, cuantas horas le dedica a esto.
Renuente a responderle, el pescador se tomó unos instantes y finalmente dijo:
_No mucho señor, en realidad poco tiempo. Salgo después de las seis y antes del mediodía ya estoy de regreso.
El banquero sonrió y con gran soltura le volvió a preguntar.
_Por qué no se queda más tiempo en el mar y aumenta la captura de pescados?
El pescador atento a sus redes y a su captura le respondió con convicción.
-Yo con lo que pesco tengo suficiente, y con ello satisfago todas mis actuales necesidades. Cuando era más joven tenía muchas ideas y muchos proyectos; y ya los concreté todos. No me ha faltado cumplir ninguno. Ahora no estoy enfermo por el dinero ni me interesa acaparar cosas. Así estoy muy bien.
Entonces el banquero le respondió.
-En realidad, ese no es el tema. Lo importante es lo que hace usted con su tiempo, mejor dicho, con el resto de su tiempo cuando regresa del muelle. El pescador lo miró a los ojos y le expresó.
-Ya entiendo. Le voy a contar. Siempre después de la pesca descanso un poco. Luego dedico varias horas a jugar con mis hijos, hago una siesta con mi señora todos los días. Por las noches, nos vamos al pueblo, tomamos un poco de vino, toco la guitarra con mis amigos y cada tanto, algunos fines de semana ó algunos días libres, nos vamos más lejos a conocer a otra gente, otras costumbres y hacer nuevos amigos. Es decir, que para nosotros es una vida placentera y ocupada.
Entonces el banquero le dijo con cierta arrogancia y sorna.
-Discúlpeme mi amigo, si usted no se ofende yo lo voy a aconsejar.Tengo diplomas en economía y finanzas en el extranjero y lo puedo ayudar mucho si usted me deja. Permitame que le brinde algunos consejos profesionales.
_ Adelante señor, lo escucho atentamente y los buenos consejos, siempre son bienvenidos.
_ El banquero, después de esta palabras se sintió más cómodo y le dijo:
_ Usted debería utilizar más tiempo en la pesca. Explorar otro lugares de captura y seleccionar otros especímenes que pueda incorporar a su cartera de productos. Con el tiempo usted se podrá comprar un bote más grande y con sus ganancias obtenidas de capturas mayores, usted tendrá acceso al crédito y podrá adquirir toda una flota. Y por supuesto,al poco tiempo,tendrá mucha gente trabajando para usted. En lugar de vender sus pescados a un intermediario, lo podrá hacer directamente a un procesador y con el tiempo montar su propia planta de industrial ictícola. Por esa vía los norteamericanos somos un ejemplo en el mundo civilizado de la industria. Si sigue mis consejos, usted podrá controlar su producción, procesar sus productos y finalmente distribuirlos; y ganar más dinero, que es lo más importante.
_ En realidad, después de un tiempo, usted debería dejar este pueblito costero e irse a la capital para poder manejar a su antojo su empresa. En la expansión, que seguro sucederá si sigue mis consejos, hasta podrá ir a vivir a otros lugares, otras capitales e incluso llegar con su esfuerzo a residir en Nueva York. Pienselo, mire que yo soy un asesor de éxitos financieros.
_ Entonces el pescador dubitativo y moviendo la cabeza para un lado y otro le preguntó.
_ Cómo me dijo que se llama usted señor banquero ???
_ Me llamo George, pero todos me dicen GW al estilo americano.
_ Muy bien GW. Cuanto tiempo tardaría en suceder todo eso que usted me explicó tan brillantemente?
_ Y más o menos entre 15 y 20 años respondió GW.
_ Y luego…..qué ? Qué pasará ? Pregunto el pescador muy ansioso. En ese preciso momento GW dibujó una gran sonrisa, palmeó el hombro del pescador y le explicó que esa era la mejor parte, y que no había nadie para poder explicárselo mejor que él.
_ Cuando llegue ese momento usted deberá anunciar un IPO, que es una oferta inicial de acciones y comenzar a venderlas. Su empresa estará entre todo el público, se volverá rico, tendrá millones y podrá comprar cosas de marca, de prestigio, se sentirá más importante ante los demás, y los demás tendrán mucho respeto por usted.
_ Le parece poco ??
_ El pescador volvió a mover la cabeza hacia uno y otro lado y dijo.
_ Millones………y luego qué ????
_ GW volvió a palmearle la espalda y con tono de intimidad, casi cerca de su oído le aconsejó.
_ Usted podrá retirarse. Ir a otro pueblo o ciudad más importante.Podrá cambiar de país y vivir entre gente más distinguida. Seguramente por su condición, tendrá nuevos amigos que se le acercarán a montones. Podrá seguir durmiendo la siesta bien tranquilo con su esposa todos los días hasta envejecer. Cada tanto podrá ir a pescar un poco para no perder las mañas y entretenerse. Seguirá jugando con sus hijos o los acompañara al colegio o a la universidad, podrá ser su “amigo más confiable y respetado”. Y cuando quieran viajar los haran todos juntos, tocarán la guitarra, en fin todas esas cosas tan agradables que a usted le gustan ahora.
_ El pescador bajo la cabeza, se mordió los labios y con cierta timidez le dijo al banquero.
_ Acaso todo eso, no es lo que ya tengo ??? Cual es la diferencia.???
_ El banquero giró sobre si mismo,se despidió en inglés y balbuceó algo así como “these people do not understand, it is useless” ( esta gente no entiende es inútil) Adious amigou.
_ El pescador se quedó reuniendo sus pescados y sus reses, y empezó a disfrutar de antemano del descanso, el juego con sus hijos y la siestita que se hacía con su esposa todos los días. Instantes depués, ya ni recordaba lo que le había dicho el gringo.

Cuantas vidas desperdiciadas buscando lograr más felicidad de la que ya se tiene, pero que muchas veces se la ignora. Parafraseando a un gran escritor “Los hombres perdemos la vida buscando cosas que ya hemos encontrado y ni siquiera nos dimos cuenta” Sólo los jóvenes tienen derecho a cometer esos errores una y otra vez para vivir sus propias experiencia. Si uno llora por haberse perdido el sol, las lágrimas no lo dejarán ver el maravilloso espectáculo de las estrellas.

MOCHIN MARAFIOTI-ALGO PARA RECORDAR
HOMENAJE A UN AMIGO

Junto a Mochín, transitábamos la recién llegada década del 60'. Nuestro grupito era un cuarteto de vagos inolvidables. Nadie puede conocer su infancia y su juventud mejor que yo. A excepción de su vecinita ( Martita) y primera novia que vivia enfrente.Siempre hacía de locutora cuando jugaban a la “Radio”. Su entorno era absolutamente artístico, él se crió entre gente de Radio Belgrano, El Mundo y Splendid. Su padre (Mocho) y sus tios integraban los elencos estables de las radios y de cuanto sello grabador de ese entonces ( RCA -ODEON, etc ). Mejía, Rubén Machado y Dino Ramos eran personas habituales en su hogar. En la esquina de Salta y EEUU, del barrio Constitución, exactamente en el 909 de Salta y en sexto piso; pasábamos las tardes los cuatro (Mocho, Elena, Mochin y yo) jugando canasta. Grandes eran las peleas porque a los viejos les hacíamos trampas y nunca podían ganar. Entonces abandonaban la cocina, le pedían a Peta ( la mucama) El Clarin y La Nacion y se iban al living enojados a hacer palabras cruzadas. Ese lugar fue nuestro templo de "escuchas e investigaciones de long plays". Alli estudiábamos hasta los codigos de las discográficas de memoria. Para nosotros un AM 6589 era en realidad un disco del sello Alpert y Moss que incluia a Herb Alpert y su Tijuana Brass ó un C 98860ST era un album de Frank Sinatra estéreo. Y así con todos los demás. Nuestra adolescencia, su primer matrimonio y los negocios que compartimos son cosas que pocos saben y sobre las que poco trascendió. Mocho ( su Papa)nos convocaba a los estudios de Odeon ( si mal no recuerdo en Bme.Mitre casi Callao) para grabar coros infantiles y alguna ocurrencia del momento. Un día en los estudios, hicimos un tema lindísimo muy parecido a Caperucita Azul de los Mack y Macks, pero no se vendió. Tiempo después y recorriendo programas juveniles en Teleonce, Dicon y Canal 9; a Mochin le aconsejaron editar simples con su nombre artístico - SONY SANDE - que era el apellido de su Mamá y de su tio, un importante Comisario de la Federal, campeón de sable. Ya más grandecitos y con Mochin gerenciando el Caño 14, nos "metimos " a un negocio muy peculiar casi desconocido en ese entonces que se nos ocurrió a los dos. Importar música recién editada en USA y Europa. Y así creamos TEMPO MUSICA, la mejor empresa proveedora de MUSICA RECIEN EDITADA EN EL MUNDO. Al principio bajábamos por radio y por onda corta los anticipos que grabábamos en un voluminoso Revox profesional. Luego yo empecé a viajar a Miami, Nueva York ó Los Angeles a buscar discos promocionales de Capitol, Tamla Motown, Decca, AM, etc, etc; y en la otra semana al regreso, ya estaba entregando a Pepe Lataliste en Mau Mau, Pocky Evans en Africa, a Pity en Enamour y a Eduardo en Sunset el último hit, la última edición de algo importante en el mundo musical. Esto lo saben muy pocos. Nosotros hicimos conocer en la Argentina y Uruguay al Credence Clearwater Revival y muchos otros. Yo traje en mi portafolio (especialmente diseñado al tamaño de un LP) el primer disco del Credence, de Jackson Five, de Isaac Hayes y muchos otros. La noche de Buenos Aires esperaba ansiosamente nuestros discos y en algunos lugares, los propios DJ’s nos recibían como si fuéramos los propios intérpretes. Además nos habíamos transformado en las vías de información sobre novedades tecnológicas. Una noche,con el DJ de Enamour (Pity), nos salvamos de casualidad, porque despues de probar micrófonos y puas Shure de nuevo diseño, nos fuimos al centro a comer vermichellis tuco y pesto a lo de Pipo (Montevideo frente al viejo mercado (hoy paseo La Plaza). Al otro día nos enteramos de los asesinatos de Robledo Punch en ese lugar. Un pionero de las cosas del mundo del sonido era nuestro amigo Julio Kohan de Ken Brown, que nos traía unas cajitas de plástico con una cinta adentro que se llamaban cassettes, y con ello se terminarían los engorrosos pegamentos de las grabadoras de tapes abiertos (cintas magnetofónicas) de los Geloso, Revox y otras marcas de grabadores así como también micrófonos Shure experimentales y sin cable ( wire less) algo impensado hasta el momento. Pocos saben, que mucho antes de Algo para Recordar, en todo Buenos Aires ya se escuchaba la música de Mochin Marafioti. Previamente a nuestra aventura comercial de Tempo Música, un día lo acompañe a la radio para una entrevista con Rubén Machado, el hombre de Escalera a la Fama. Y finalmente lo contrató para asistirlo en la programación musical, desconociendo que Mochín sabía mucho más que él y que ningún otro en Buenos Aires y por ahí en el mundo. La música grabada, para Mochín no tenía secretos, y nosotros recibíamos catalogos de todo el mundo, con ediciones, códigos, interpretes, elencos y miles de datos más. Los catalogos Swank y Billboard eran algo habitual para nosotros. No había parangón en Buenos Aires respecto del conocimiento de intérpretes italianos y de novedades americanas como los de Mochín. Con el tiempo el negocio prosperó y los ritmos se desparramaban prontamente por los boliches porteños del centro, la zona norte y el oeste. Así Africa, Hippopotamus, Zum Zum, Reviens, Mau Mau, Jaque, Sunset, Enamour, Roof Brasil, Mogador, El Pinar de Rocha, Il Corno y tantos otros de Mar del Plata, Villa Gesell, Pinamar, y hasta incluso Villa Carlos Paz y Bariloche; podían darle a su clientela, la mejor música del mundo. Nadie nos superaba. La musica de boliches salia de Tempo Música en San Isidro ó Martinez. Con Mochín, hicimos juntos toda la secundaria, y nos recibimos de Maestros Mayores de Obras. Eran habituales nuestras "ratas" para ir al cine. Nos gustaba el cine europeo con tufillo intelectual. El templo de ese entonces, era el Lorraine de la calle Corrientes, cuyo dueño Alberto, nos dejaba entrar casi todos los días. Nuestro circuito era la calle Santa Fe, todo el barrio norte, una Coca Cola en La Biela ó un refresco en un famoso barcito frente a la Plaza con visitantes famosos del mundo del TC de ese entonces (creo que se llamaba 05). Los sabados a la tarde nos reuníamos en la confitería de Esmeralda y Corrientes, llamada La Cabildo (bajo el Hotel Roig), donde tocaba una orquesta de Jazz dirigida por un músico jóven - Lalo Schiffrin - Era la época en que Buenos Aires era visitada permanentemente por importantes músicos de jazz de todo el mundo. Nos encantaba explorar la zona norte y nuestros lugares preferidos eran San Isidro, Martinez, Acassuso y toda la zona de Libertador cerca del CASI y el mundo del rugby. Nos encantaba comer hamburguesas en The Embers. A Mochín lo enloquecía el futbol. Recuerdo que cuando éramos bastante jovencitos, mi viejo (El Chino Perez Peña – productor publicitario) era amigo de José Ramos y Angel Labruna ( habitues del Bar Pichin de la calle Maipú casi Corrientes) .Habló con ellos y le consiguió a Mochín que lo probaran en River Plate. Y hacia alli rumbeamos una tarde. Mochín estaba tan nervioso que se "salía del cuerpo" y andaba con “apuros de vientre”. Fuimos a comprar todo un equipo nuevo con Mocho ( el padre) y los zapatos con tapones no le resultaban muy cómodos. Estuvo jugando unos veinte minutos, hasta que un asistente del entrenador se acercó a mi viejo y le preguntó: - Che Chino, a qué se dedica el padre de este pibe que trajiste a probar ??? Mi viejo, sonriendo le respondió: - Toca el violín en Radio Belgrano y Splendid. Bueno, entonces decile que le vaya enseñando al hijo a que aprenda lo mismo, así se podrá ganar la vida; porque para la pelota no sirve. La tristeza le duró meses, y Martita lo consolaba. Tenemos tantas y tantas anécdotas juntos que son un permanente Algo para Recordar.- Hicimos nuestros primeros viajes, conocimos las primeras chicas, compramos y disfrutamos los primeros discos, etc, etc. Siempre lo recuerdo. Elena su Mamá, lo sobreprotegia, y le daba antibióticos simplemente cuando estornudaba. Y yo le decía, escupilo, no los tomes, no le des bola. El día que los necesites de verdad no te van a hacer efecto; asi me lo dijo mi abuela ( la Anita Bobasso – Anita del Plata que murio entre sus amigas de la Casa del Teatro a sus casi 100 años- ) .El me respondía, -.-“Que querés, soy hijo único y mi vieja conmigo es una hincha pelotas. Un dia junto a Mocho fuimos a comprar el primer auto de la familia. La gran novedad, un NSU Prinsz colorado. Fuimos en mi Citroen 3CV cero kilómetro con el que hice miles de kilómetros y tenía embrague centrífugo. Con el tiempo, nos fuimos haciendo grandes. El se casó con Cristina. Su primera esposa. Hija de Mario Alessandro dueño de Kenwood Hoover, y allí tuvo su primer empleo administrativo en la planta industrial, hasta que Mario se dio cuenta que Mochin nada tenia que ver con ese mundo y entonces "lo metió" en Caño 14 como su Gerente.- luego llegó su hija Carolina y vivían en un piso en la calle Las Heras hasta su divorcio. De esa época recuerdo mucho a Chupita, al Polaco Goyeneche, a Hector Stamponi,a Juan Carlos Copes el maestro del tango y muy especialmente a un gran amor de mi vida: Anita Postorino, la mejor bailarina de Copes, aunque se enoje Maria Nieves. Para ese tiempo, empezamos a dejar de vernos. Había comenzado a correr la década del 70' y mi amistad con Cristina (su ex esposa) y Betty ( su cuñada)nos fue distanciando. Ya había dejado de venir a la quinta de Burzaco (visitada por artistas, poetas, politicos y gente famosa). Luego le llegaría su otra etapa matrimonial con Maria Graña, a quién conocí muy superficialmente en un restaurante de la costanera compartiendo una cena con ellos, la noche en que ganó su Martín Fierro. Creo que fue la última vez que lo ví personalmente. Hablé un par de veces por telefono a su casa en Flores, cuando él había tenido problemas con el Gordo Porcel y como yo viajaba a Miami con frecuencia, le ofrecí interceder entre ellos, pero me dijo que no hacía falta. Ya todo estaba muy deteriorado. Y así llegó el hoy, el presente. Ayer justamente ( pleno invierno 2010), caminando por una calle del Village, exactamente en St. Marks en Greenwich ( New York – Manhattan -viejo barrio de Astor Piazzola) encontré un antiguo local con LP's y allí había uno muy deteriorado llamado "Hits Musicales" de Odean Argentina; e inmediatamente recordé a Mochin. Lo imaginé en Caño 14 cuando yo lo visitaba a la madrugada, casi al cierre de todo; después de recorrer los boliches porteños. Allí planificabamos la instalación del primer local de Tempo Música en San Isidro. En los amaneceres de vermichellis en lo de Pipo, ó bifes de chorizo con ensalada en lo de Bachin; fuimos pergeñando nuestros futuros y también algunos nuevos amores. En ese tiempo, varios jóvenes pasaban horas y horas en nuestro local de San Isidro, aunque ellos lo hayan olvidado. Gente que hoy es importante en el Banco Central, en la radiofonía, en el Rugby, en TV y en la política mundial (Gary Hart estuvo en nuestro local comprando grabaciones para su familiares en Acasusso). Otro fue Baby Etchecopar en visitas habituales junto a Luis Rosendo, el mago de las fotos y los bancos de imágenes. Luego abrimos un segundo local en la calle Alvear 50 de Martinez, y allí atendíamos casi exclusivamente a los DJ's más importantes de Buenos Aires y hasta llegaba gente de Punta del Este, Río y Santiago de Chile, ya que nos habíamos hecho famosos para asesorarlos en esas lides musicales. El recuerdo más lindo lo atesoro cuando teníamos entre diecisiete y casi veinte años. Nadie usaba la ropa como nosotros. Los detalles, la calidad. El buen vestir, de la mano de las remeras Chemisse Lacoste ó Penguin, los sweaters Vesubio, los mocasines de Lopez Taibo o Boticelli, los Paleto de terciopelo negro y los trajes de Tabera y Dot, las camisas a medida de Castrillon y las corbatas de Giesso. Memorias y relatos que son "Algo para Recordar" como la película homónima que habíamos visto en el cine Broadway muy cerca del Obelisco. De alli salio el nombre para su espacio musical. Dios te Bendiga Amigo.

CRONICA PORTEñA

Allá por los 20' los pobladores de Buenos Aires estaban habituados a leer las noticias en los diarios con formatos sábanas (así llamados) de 93 x 62 cm. Un poco después, los centenarios La Capital (Rosario), La Prensa y La Nación (Buenos Aires), y Crítica (el mayor referente) con dos ediciones: 5a.y 6a. y con un tiraje de 300.000 ejemplares, era todo un hito para el momento, con menor diversificación de oferta, mucha avidez de lectores y bastante menos publicidad. Un poco después irrumpió el "tabloid" de 42 x 30 cms. y para enterarse de las noticias había que oblar entre 20 y 30 ctvs. Proliferaba la "lectura de ojito" en el tranvía ó el trolebús que circulando por Callao apuntaba sus antenas paralelas hasta llegar a los sinuosos cables que recorrían las serpenteadas calles porteñas. Era la época en que en los diarios existían grandes ilustradores, qué con sus trabajos adornaban las notas teñidas de sangre con grandes rasgos de sensacionalismo. Leer el diario era entrar a un mundo fascinante, ya que al ingresar en sus páginas uno se encontraba con "noteros" de la talla de Roberto Arlt, Nicolás Olivari, Gonzalez Tuñón ó Germán González, éste último el especialista en policiales de la época. Las elites porteñas tenían sus referentes periodísticos en La Nación de los Mitre y La Prensa de los Gainza Paz que eran diarios con jacket y galera. Imposible olvidar la biblioteca y los consultorios médicos de La Prensa; abiertos para todo el mundo en el legendario edificio de la Av. de Mayo, desde donde todos los años los porteños escuchaban sonar sus sirenas para el Año Nuevo ó algún otro acontecimiento menos feliz. Luego la cosa empezó a cambiar, y allá por el 51' entre todos los presentes hasta el momento ( El Mundo , Noticias Graficas , Democracia , Clarín , La Razón , etc) entró a codazos una caja (primero de madera, después de plástico o forradas en cuerina) que se enchufaba y nos hacía llegar una imagen y sonido simultáneo que se generaba detrás del Alvear Palace Hotel en la viejas instalaciones de la Radio Belgrano y cuya señal rebotaba desde la torre del antiguo Ministerio de Obras Publicas, a quién alguna vez le quisieron poner un hermano mellizo, en realidad un edificio mal estacionado sobre la 9 de Julio, ¿se imaginan lo que hubieran sido dos?.- Volviendo a la TV, la señal nos llegaba por el aire y se metía en casa por la antenita, qué al principio venia con la "cajita pero luego se mudo a la azotea para una major recepción”. Todos los que la colocaban eran técnicos muy reconocidos porque estaban inmersos en las nuevas tecnologías de entonces - Ellos eran los expertos que nos aconsejaban como "luchar con el control horizontal y con el vertical, el desenganche , brillo , contraste , la sintonía fina y otros términos no muy conocidos por entonces.-Hoy nadie creería que en la Confiteria La Premier (Paraná y Corrientes) la gente hacia cola para tomar un café, té o mejor aún un Gancia con Fernet; simplemente para poder acceder a ese puñado privilegiado de "televidentes" una palabrita que todavía no se había adentrado en el lenguaje porteño. La hora pico, porque entones no se hablaba de rating ,estaba dada por Broderick Crawford y su famosa Patrulla de Caminos, después el género fue mejorando hasta llegar al pulido y entretenido Mike Hammer que nos mostraba una Nueva York donde aún se hacían las peleas en el viejo Madison Square Garden de la 23th St.en su intersección con la 5a.th Av. y los muelles del Fulton Fish Market ( hoy South See Port – uno de los lugares más visitados de Manhattan) - Las señoras mas acomodadas que contaban con un aparato de TV ( también así se lo mencionaba ) compartían con sus amigas Buenas Tardes Mucho Gusto, y se iban acostumbrando a las caras de los entonces estrellas de moda entre ellos Guillermo Brizuela Mendez , Ernesto Lerchundi , Nelly Prince , Lidia Satragno "Pinki" , Juan Jose Piñeiro, Hector Coire, Colomba y muchos otros hoy ya olvidados.- Era otra Buenos Aires .-.La radio tenia grandes oyentes que fielmente se unían a determinadas horas para escuchar distintos programas. Los más intelectuales eran adictos a las obras de teatro de Las Dos Carátulas que junto con la transmisión de operas desde el Colon, casi llenaban todas las expectativas de ese público. Por Belgrano, Splendid ó Radio El Mundo los mas chiquitos gozaban de las Aventuras de Tarzan El Rey de la Selva (Cesar Llanos, Mabel Lando y Oscar Rovito) también estaba Poncho Negro y para toda la familia la Craneoteca de los Genios y el gran éxito de esos momentos: Los Cinco Grandes del Buen Humor, qué junto al Glostora Tango Club eran el furor del eter. Por la mañana había que soportar tiernamente a Carlitos Ginés con su "Levantese Contento" y toda su parafernalia de golpes y pitos para hacernos salir de la cama.- Los cines eran un capítulo aparte, ya que Lavalle era imponente arrancando con el Luxor cerca de Florida y a partir de allí uno detrás de otro hasta llegar a Carlos Pellegrini. Como olvidar el Electric , Monumental , Paramount , Select Lavalle ; que sumados a los de Corrientes y calles adyacentes ( Opera , GranRex , Mundial , Plaza , Nacional , Maipo , Ideal , Normandie , Ideal , Politeama , Broadway , Libertador , Los Angeles , Cinelandia , etc ) transformaban a Corrientes " en la calle que nunca duerme" y sus adyacencias en un espectáculo permanente. En nada envidiaba a Broadway y la 42th St ó Times Square de aquellos tiempos. Siguiendo con los cines ( ó biógrafos como le decían los señores de la decada del 20) no podemos olvidarnos del Real en Esmeralda y sus dibujitos de Disney , del Gaumont en Congreso y de la gran fiesta al inaugurarse el Metro, sobre Cerrito; la sala más grande y moderna de América Latina (aunque el Opera seguía siendo la estrella)
 
Este es otro párrafo que puedes editar del mismo modo.
Escríbeme
Me interesa tu opinión